Instrumentos

Instrumentos de cuerda

Dentro de esta categoría aparecen, la guitarra de seis cuerdas (como instrumento principal de acompañamiento), violín, guitarro de 5 cuerdas, laúd español y bandurria. De la misma forma podemos mencionar la incorporación del acordeón ya entrados en el siglo XX por algunas cuadrillas pertenecientes a los partidos rurales de la huerta.

La Guitarra española pertenece a la familia de los cordófonos, consta de seis cuerdas, antiguamente de tripa. Es el instrumento más simbólico y conocido de la península y en todas las formaciones musicales de la Huerta de Murcia, fue uno de los principales instrumentos usados para el acompañamiento. Era el encargado de marcar la malagueña, la jota y el aguilando, y la reina en el punteo de la malagueña y bailes “agarraos” como el vals.

El Guitarro o requinto pertenece también a la familia de los cordófonos, se utiliza en zonas de Aragón, Valencia, La Mancha, Andalucía y Murcia. Los guitarros pueden ser de ocho o cinco cuerdas, los de ocho (utilizados en cuadrillas del campo de la Región de Murcia) y los de 5 cuerdas en la Vega Media, normalmente solían estar formados por cuerdas de tripa, pero el paso del tiempo hizo que estos llevaran cuerdas de nailon. Cuadrillas de auroros como la Campana de Auroros del Carmen de Rincón de Seca y aguilanderos de la zona de la Albatalía y Guadalupe utilizaron en tiempos pasados este característico guitarro de cinco cuerdas que en la Hurta de Murcia tuvo bastante presencia debido a la familia artesana de Alzañiz, situada a principios de siglo XX en el Barrio del Carmen.

El Violín es un cordófono frotado con arco. Consta de 4 cuerdas de metal o tripa, era otro de los instrumentos más comunes en las cuadrillas de músicos de la Huerta, se encargaba de llevar junto a las bandurrias y laúdes las melodías de las malagueñas y jotas (dentro del baile “suelto”) y los valses, mazurcas o pasodobles (dentro del baile “agarrao”).

El Laúd español y la Bandurria son instrumentos que desde su existencia han estado presentes en estas formaciones musicales. Pertenecen a la familia de los cordófonos. Consta de doce cuerdas (seis dobles) metálicas y se hace sonar con una púa. Junto al violín han sido los encargados de llevar las melodías de las piezas musicales en los bailes, fiestas y romerías. 


Instrumentos de percusión

Platillos, Pandereta, Postizas Hierros, Castañeta, Botella de anís, la carrasquilla… 

Los Platillos son un instrumento de percusión muy utilizado en todo el sureste español, no están sin embargo muy presentes entre los músicos de la huerta de Murcia. De forma circular suelen ser de cobre entre otros materiales, estos son sujetados con unos lazos, uno en cada mano, produciéndose el sonido mediante el frote de ambos platillos de pequeñas dimensiones. 

La Pandereta ha sido uno de los instrumentos de percusión más importantes. De forma circular y elaborada con piel de gato, choto o conejo entre otras pieles, era adornada con cintas de colores, cascabeles y una postiza en la parte trasera del parche para mayor sonoridad.

Las Postizas es otro instrumento que utilizaban los “bailaores” y los maestros boleros para llevar el ritmo del baile. Éstas han evolucionado en su forma, ya que tradicionalmente abundaba un tipo de postizas más pequeño que el actual y con forma de corazón. Hechas de diferentes maderas destacan las de jinjolero, adornadas con cintas de colores.

De la misma forma, se sumaban improvisados instrumentos de percusión a la Cuadrilla, como la castañeta (caña rajada por uno de sus extremos), la botella de anís, etc… a los habituales pandereta y triángulo (o hierro).