Bailes

En cuanto a las danzas más características del folklore murciano, encontraremos Jotas, Seguidillas, Fandangos, Malagueñas, Pardicas, pero sin duda alguna si algo nos hace diferentes de los demás es por las Parrandas.

La Parranda. De ella se ha dicho que "bastaría nombrar la parranda, para atribuir a Murcia un destacado puesto entre el amplio repertorio de los bailes españoles". También se la ha definido como "esencia del baile murciano".Se trata de un baile muy antiguo y popular, elegante, alegre y vistoso, siendo también el más característico de la huerta. Tiene su origen en la seguidilla castellana, de la que también derivan las sevillanas. "Parranda" viene de una palabra árabe que significa jolgorio. En la huerta, los mozos las utilizaban en las noches de "parrandeo" para rondar a las mozas y celebrar cualquier acontecimiento. . Es una danza de ritmo ternario, y las hay de varias y diferentes características, aunque en definitiva, sean todas una misma cosa y se llamen lo mismo: del medio, del uno, del tres y del campo. Consta de tres coplas y un estribillo, acabando con lo que llaman retal o cadencia final. Se acompaña con castañuelas o pitos y se acompasa con guitarras, bandurrias y hasta violines. 


La Malagueña (o Murciana). Se trata del baile más señorial acompañando un canto de gran dificultad. Tiene su origen en el siglo XVIII. Cuando llegó a la huerta procedente de los campos de Lorca se hizo muy popular, dejando a las Parrandas un poco en el olvido. Hay una gran variedad de malagueñas, muy diferentes según su procedencia, pasos y tonadillas.


La Jota. Si bien típicamente aragonesa, al extenderse por toda la geografía adquiere características propias. Su estilo alegre y lleno de vida también está presente aquí. 

También son interesantes las Boleras -semejantes a la Jota Murciana- y el Bolero - danza noble y majestuosa que es una de las más antiguas que se conocen.